La clave del éxito es la constancia

Publicado en por Parroquia

La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia
La clave del éxito es la constancia

LLegamos al "ecuador" de los campamentos. Hemos vivido ya el sexto día de estas olimpiadas de Aldeadávila. Hoy ha sido el turno de los deportes naúticos: navegación, piragüismo, natación sincronizada... El escenario elegido ha sido la PLAYA DEL ROSTRO y el embarcadero.

Como todos los días nos hemos levantado, -ya vamos durmiendo cada día mejor - , hemos hecho un ratito de gimnasia y hemos repuesto fuerzas con un delicioso desayuno. Más tarde hemos dado gracias a Dios por el nuevo día y los monitores, de una manera cómica nos han presentado el día. ALDEADÁVILA TV ha desplazado sus medios técnicos hasta nuestro campamento para dar cuenta de todo lo que sucede en esta "villa olímpica".

Hoy nuestro reto ha sido la PERSEVERANCIA. De ahí el título de esta crónica: "la clave del éxito es la perseverancia". Los deportistas olímpicos que nos encontramos cada día por las calles y plazas de Aldeadávila, se han preparado concienzudamente, con horas y horas de entrenamiento y superando el cansancio. Detrás de cada medalla hay mucho esfuerzo y constancia. 

Con esfuerzo también nos hemos acercado andando hacia LA PLAYA DEL ROSTRO. Allí hemos pasado la mañana y parte de la tarde: hemos dado un paseo en barca, nos hemos dado un chapuzón, y los mayores han "surcado el pantano" con las piraguas. ¡Son unos auténticos artistas en el arte del remo!. 

Al final del día, cansados, pero felices, hemos dado gracias a Dios por esta jornada tan intensa y en la que hemos disfrutado tanto.  Mañana nos esperan nuevas aventuras. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post